Receta de Strudel de manzana

El Strudel (en alemán “remolino”) es un tipo de pasta originaria de Europa central y que se asocia frecuentemente con las cocinas alemana, austriaca e italiana.

Los más famosos son el Apfelstrudel, elaborado con manzanas, y el Topfenstrudel, elaborado con queso quark. Aunque también están deliciosos rellenos de frutos rojos, confituras, chocolates, frutos secos, carne con uvas pasas…

Vamos con la receta del Strudel de manzana.

Ingredientes (6 personas):

Para la masa:

300 gr de harina
100 ml de agua
Una cucharada de aceite de oliva
Un huevo
Un pellizco de sal

Para el relleno:

2 manzanas
4 cucharadas soperas de azúcar
1 cucharada de azúcar vainillado y otra de canela
30 pasas
6-8 nueces
4 cucharadas pan rallado
50 gr de mantequilla
Un chorreón de ron

Elaboración:

Para la masa; mezclamos todos los ingredientes indicados hasta obtener una masa elastica, para así poder moldear y estirar bien. La dejamos reposar mientras hacemos el relleno.

En una sartén al fuego, ponemos la mantequilla, cuando este derretida la mezclamos con el pan rallado, removiendo hasta que se forme una especie de arena de color dorado, reservamos. Pelamos las manzanas y las cortamos en trozos no muy grandes añadiendo el azúcar y la canela. Ponemos las pasas en remojo con el ron para que se vayan hidratando.

En un bol mezclar la mitad del pan rallado con las manzanas, las pasas y el ron y removemos bien hasta mezclar los ingredientes. Dejamos macerar.

Mientras pasamos al proceso de estirado de la masa con un rodillo, sobre una superficie enharinada. Tiene que quedar muy lisa prácticamente transparente. Una vez estirada, la ponemos sobre un paño amplio de cocina enharinado que nos servirá después para enrollar el strudel.

Sobre la masa repartimos el resto del pan rallado que tostamos con la mantequilla, no hace falta cubrirla por completo, es suficiente con repartir por cada zona un poco. Añadimos las nueces partidas en trozos también de forma repartida y ponemos el relleno extendido sobre un tercio de la superficie.

Doblamos los bordes laterales de la masa y la enrollamos empezando por el lado que tiene relleno. Una vez enrollado el strudel, lo pintamos de huevo batido y lo horneamos a 180º durante unos 30-40 minutos sin pasarnos de dorado.

Ya está listo, la tradición dice que se debe degustar templado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *